Make your own free website on Tripod.com

 

pastil.gif (2435 bytes)

BOLOS CATALANES EN CATALUÑA  
El juego de bolos, profundamente enraizado en todo Cataluña (España) en el pasado y hoy en fase de
recuperación, tiene sus orígenes en los más alejados tiempos y en las civilizaciones más diversas.

Por lo que hace a Cataluña los documentos más antiguos que se conservan sobre este juego datan de los
años 1.376 y 1.402, el primero de Torroja ((Tarragona) (España)) y en el segundo de Igualada ((Barcelona)
(España)), los cuales dejan constancia de hecho de su practica.

Con la aparición de la dictadura franquista, el juego sufrió una rápida decadencia que en muchos lugares
supuso la casi total desaparición. En los años ochenta, aprovechando el cambio de régimen, el juego
encuentra su sitio y se produjo un renacimiento general.

El juego simple y espectacular tiene por objetivo tumbar cinco de las seis bolos de que consta. Para hacerlo,
el jugador lanza hasta tres bitllots desde una distancia predeterminada.
    UN JUEGO ABIERTO A TODOS  
Grandes y pequeños, hombres y mujeres, todos pueden practicar los Bolos Catalanes. Un grupo de amigos,
en familia, nada más hay que tener un juego de bolos y una explanada, preferentemente de tierra y ya se puede
jugar. Hay que combinar fuerza y puntería para superarse a cada tirada, mantener firme el pulso y saberse
concentrar. Los Bolos Catalanes fueron un juego de calle para todos. Hoy convertido en un deporte federado y
reglamentado, los bolos catalanes no pierden su ámbito tradicional y popular que hace que formen parte de
nuestra cultura catalana.

No lo dudéis, hace falta conservar y promocionar los Bolos Catalanes
 
                      BOLOS CATALANES EN BARCELONA
 
Fue en Noviembre de 1.987 y gracias al esfuerzo de Gaspar Aguayo y de otras personas, que se fundó el
Bitlles Club La Cava-Guinardo 87 y se recuperaron de forma organizada, los bolos catalanes en las comarcas
de Barcelona.

Hasta el año 1994 este fue el único Club barcelonés y participaba en las competiciones organizadas en las
comarcas del Sur de Tarragona, con el coste y dificultades que esto comportaba. El verano de este año se
fundó el Club de Bitlles COP del Carmel y se organizó la primera Liga territorial de Barcelona de Bolos
Catalanes.

Poco después de comenzada la competición se agregó un tercer club, el Club de Bitlles Siuranenc d'Horta,
que participó con un equipo, por los tres que presentaban los otros dos clubes. Así pues, con siete equipos se
disputó el Primer Campeonato de Liga de Bolos Catalanes en Barcelona. Curiosamente, los tres Clubes eran
del distrito barcelonés de Horta-Guinardo.

Después de tres años y tres ligas parece que los esfuerzos de los Clubes de Barcelona están dando sus
frutos i para la cuarta Liga Territorial de Barcelona habrá un Club de Santa Perpetua de Mogoda, otro de Viladecans i un tercer club en Horta (Barcelona) i parece que los bolos catalanes vuelven con fuerza en Martorell.

Hay que confiar que este aumento de practicantes hará aumentar el interés de las instituciones i de los
patrocinadores para que algún ida, muy pronto si puede ser, sea bien normal ver gente practicando el
juego/deporte de los Bolos Catalanes en las comarcas de Barcelona, como lo es ya en Lleida y Tarragona.